Mi vida en Buenos Aires

Pero no todo es fútbol en la capital del fútbol. Si vienes a Buenos aires tienes muchas cosas que hacer acá para divertirte, salir, comer o bailar. La vida es muy movida acá.

Teatro y cine

A veces me reúno con mis amigos y decido ir al cine. Pero si nos pica la curiosidad cultural, podemos ir al teatro. En la calle Corrientes puedo disfrutar de obras de todos los géneros. Es una especie de Broadway en Latinoamérica. Hay alrededor de 15 cuadras llenas de todo tipo de actividad cultural de cada género que puedas imaginarte.

Lo cotidiano

Mi rutina al salir de clases es pasearme a conversar algunos minutos en la plaza con mis amigos. Lo mismo hago cuando voy a mis prácticas. La ciudad está llena de lugares para reunirse y charlar. Al legar a casa mi papá está viendo algún resumen noticioso pero logro convencerlo siempre de ver algún partido de la liga española, donde ambos somos fanáticos del Barcelona. Y conversando esperamos la cena para culminar el día.

Restaurantes y centros de compras

Pasearse por acá en los centros comerciales es otra de mis actividades favoritas. De vez en cuando rompo mi dieta y pruebo algo de comida rápida. Y si reúno dinero y celebro alguna victoria o algún hecho que lo amerite, podemos ir a comer a algún restaurant. La variedad es tan grande que creo que no he probado la mitad de todas las opciones que tenemos acá. Mi debilidad son las pizzas y la pasta carbonara, pero puedo confesar que comería cualquier platillo que tenga en la mesa con todo el gusto del mundo jejeje.

Naturaleza

Me gusta despejar mi mente y leer algún buen libro en un parque bajo un árbol. Acá hay muchos lugares donde hacerlo. La ciudad está llena de parques y monumentos. En primavera o verano me gusta visitar las reservas naturales y observar los animales exóticos. Con mi familia solía visitar el parque Temaiken que tiene muchas atracciones.

En algunas ocasiones viajo al norte hacia el delta, donde queda una zona llamada Tigre y puedo encontrar mucha variedad de esparcimiento.

Lo feo

No todo es color de rosa y sí, hay cosas que no me agradan de mi ciudad. Entre ellas podría mencionarte que llueve mucho, hay algo de inseguridad en las calles, muchísima gente por todos lados y puede que no te consigas la amabilidad que esperabas en la calle.