Cómo llegar a ser profesional

El sueño de todo chico es hacer del fútbol su medio de vida, jugar con los grandes y ser el mejor. Pero es el sueño de muchísima gente y no bastará con entrenar, comer y dormir, sino que tienes que ser mejor que muchos otros para poder figurar.

Como toda gran tarea, la mejor manera de abordarla es ir paso a paso. Empezando con lo básico: Disciplina, entrenamiento, alimentación y descanso. Luego lo que sigue es la práctica y la constancia:

Mejora tu juego cada día.

La mejor manera de evolucionar como jugador es jugando. Juega con tus amigos, en la escuela, en tu cancha del barrio. Enfócate en corregir los errores que hayas cometido. Si no tienes con quien jugar, busca una pelota y practica solo contra una pared los pases y recepciones, y domina la pelota en el campo.

Reflejos y rapidez

Mientras más rápido reacciones, más difícil será que alguien pueda quitarte la pelota. Aprende a recibir, mirar y entregar el balón con velocidad. Lo ideal es que con dos o tres toques de pelota ya hayas hecho un buen pase no comprometido para tu compañero.

Practica con tu punto débil

Generalmente los jugadores se destacan manejando el balón con un sólo pie, descuidando el dominio de la pelota con el otro. Practica con el pié que menos domines. Eso te hará un jugador más fuerte y peligroso y difícil de batir.

Practica la defensa

En todo partido habrá momentos para atacar y para defender, incluso si eres un delantero. Aprende a pararte de manera que no seas fácil de regatear. Fíjate en el movimiento de la parte del cuerpo de tu contrincante que tiende a moverse más lentamente, o sea, hacia el abdomen. Eso te ayudará a predecir su movimiento e interceptarlo con eficacia.

Mira los juegos

Una buena manera de aprender es observando a los jugadores experimentados jugar. Fíjate en los juegos de los mundiales y copas de primera. Observa el movimiento del jugador cuando no tiene la pelota, que posición toma tanto en ataque como en defensa.

Sé buen alumno

Tu entrenador o algún jugador más experimentado con frecuencia te corregirá y dará consejos. La humildad con que los tomes y la voluntad de corregir son clave fundamental en tu formación como futbolista.

Mejora tu habilidad

Aunque esos movimientos no forman parte de un juego de fútbol, el dominar la pelota en el aire, y hacer trucos con ella mejora tu autoconfianza y control sobre el balón. Practica mucho esto hasta que puedas hacer figuras y malabares.